Maridaje de cerveza

La enorme cantidad de estilos, la variedad de materias primas con las que está elaborada, su amplísimo abanico sensorial y sus diferentes gratos de alcohol, convierten a la cerveza en una reina gastronómica con la que realizar excelentes maridajes. Cuando se presenta una buena combinación de comida y bebida, el resultado no es una simple adición sino la multiplicación de sensaciones. Sigue leyendo y descubre todas las claves para maridar tus cervezas favoritas con los platos más apetitosos. 

¿Qué es el maridaje?

El maridaje es el arte de combinar cerveza y gastronomía con la intención de realzar los sabores y aumentar el placer de consumirlos. Aunque no existe una fórmula exacta y el maridaje entre la cerveza y los diferentes platos viene marcada por los gustos personales de cada individuo, sí podemos establecer unas pautas básicas a partir de las que empezar a construir el maridaje. Para ello, se emplean dos principios básicos: el equilibrio y el diálogo. 

El equilibrio

La base del equilibrio es lo que se conoce como “efecto corte”. Las propiedades sensoriales de la cerveza (acidez, amargor, carbonatación, etc.) cortan la untuosidad del plato y preparan la boca para el próximo bocado. Para lograr el equilibrio perseguido tienen que seguirse dos normas básicas:

  • La cerveza y el plato deben presentar fuerzas semejantes en peso e intensidad. Es muy importante que los sabores se realcen mutuamente sin que ninguno domine sobre el otro. 
  • Las combinaciones deben servirse desde la más delicadas a las más robustas con el objetivo de no perder sensibilidad a la hora de degustar y poder apreciar todos los matices.

El diálogo

El diálogo muestra cómo características sensoriales de la cerveza pueden sumarse y hasta exaltar las características sensoriales del plato, como una ayuda recíproca.

Existen varias vías de comunicación entre una cerveza y un plato, que dan lugar a los diferentes tipos de maridaje que veremos a continuación: semejanza, complementación y contraste. 

Tipos de maridaje

Jugando con los principios de equilibrio y diálogo, se pueden diferenciar diversos tipos de maridaje. Es importante tener en cuenta que en una misma combinación de una cerveza con un plato pueden darse diferentes tipos de maridaje a la vez.

Maridaje por corte

Este tipo de maridaje se produce cuando las propiedades sensoriales de una cerveza (maltosidad, acidez, carbonatación, amargor, etc.) cortan la acidez, las notas cítricas y avinagradas, los matices picantes (intensos o suaves) y la untuosidad de diferentes platos. De esta forma, la cerveza limpia la boca evitando saturar nuestro paladar, lo que nos permite disfrutar de cada bocado como si fuese el primero

El ejemplo más habitual de maridaje por corte es el de platos muy grasos y untuosos (como el queso), que requerirán de una cerveza que limpie bien la boca gracias a alguno o varios de los siguientes elementos: alcohol, amargor, carbonatación o acidez.

Maridaje por semejanza

Son los maridajes más sencillos y en ellos se busca potenciar aspectos destacados de la elaboración que son similares a los matices de la cerveza, tendiendo puentes y asociaciones en nuestras percepciones. Para este tipo de maridajes se utilizan platos y cervezas con elementos comunes (dulzor, acidez, tostados, afrutados, herbales, especiados, etc.) o incluso la cerveza puede convertirse en un ingrediente más del plato.

Un ejemplo de maridaje por semejanza es la combinación de cervezas ácidas con preparaciones también ácidas como, por ejemplo, el ceviche; o cervezas con notas especiadas en platos que contengan especias de notas similares.

Maridaje por complementación

En este tipo de maridaje se combinan platos y cervezas con elementos complementarios: ácidos y terrosos, dulces y afrutados, tostados y leche, ahumados y carne… 

Este maridaje es en el que más pueden influir los gustos personales de cada individuo y ofrece un amplio campo de experimentación. Un ejemplo muy popular suele ser la combinación de tostados y lácteos, acompañando una cerveza oscura con fuertes notas torrefactas con un postre de base láctea.

Maridaje por contraste

El maridaje por contraste es el más complejo de los cuatro, ya que requiere de un mayor estudio para dar con la contraposición de aromas y sabores adecuada. 

Por ejemplo, se puede recurrir a las reglas básicas: amargo y dulce, ácido y dulce, salado y dulce o refrescante y picante; pero no hay que olvidar que en los matices reside la diferencia y la exquisitez.

¿Con qué maridar las cervezas de Estrella Galicia?

Cada estilo de Estrella Galicia tiene unas características concretas que maridan con diferentes platos. En base a las notas de cata de cada una de ellas, te proponemos algunas combinaciones con las que realzarás los diferentes aromas y sabores:

Estrella Galicia 0,0

El aroma de la cerveza sin alcohol de Estrella Galicia recuerda a las maltas empleadas en la elaboración del mosto cervecero, con sutiles notas florales y lupuladas. En boca es refrescante y ligera, con un suave final amargo que combina a la perfección con los siguientes platos:

  • Quesos frescos acompañados de frutos secos, mermeladas suaves o miel.
  • Ensaladas frías aliñadas con cítricos o sopas frías con tomate como gazpacho o salmorejo. 
  • Mariscos al vapor o con elaboraciones sencillas que incluyan aliños cítricos y ácidos (ceviches, salpicones…). 
  • Pescados blancos al vapor o en forma de ceviches y salpicones. 

La Estrella de Galicia

Con aromas que recuerdan a la malta pilsen y a la corteza de pan, en boca es dulce y amarga por igual. Maltosa, ligeramente lupulada y floral, posee sutiles notas frescas (afrutadas y herbales) que junto a su nivel de carbonatación, su cuerpo ligero-medio y su agradable postgusto dulce combinan con:

  • Frutas desecadas (uvas pasas, orejones, ciruelas…).
  • Verduras en tempura como zanahoria, berenjena o calabacín.
  • Especias como la pimienta, el azafrán, el orégano o el pimentón.
  • Quesos grasos, sobre todo de cabra, pero en general cualquiera que sea muy cremoso.
  • Pescados elaborados con salsas suaves o cocinados al horno.
  • Ensaladilla, combina a la perfección con el huevo y las patatas.  

Estrella Galicia Especial

Su excelente balance aromático entre las maltas y lúpulos, su sabor ligeramente floral y herbal de calidez moderada y su intensa y prolongada sensación lupulada maridan a la perfección con.

  • Quesos desde los semicurados a los curados (Tetilla, Ibores), acompañados de frutos secos. 
  • Platos en los que el ajo, el tomate y las verduras tengan protagonismo.
  • Setas (Lepiotas, boletus, níscalos), potenciando sus sabores dulces/amargos a la plancha o en revueltos.
  • Carne de pollo y conejo, preferiblemente preparados al horno y apoyados con aderezos aromáticos y untuosos.
  • Mejillones, berberechos y ostras al vapor o acompañados con salsas asiáticas (soja, ponzu).

Si te decantas Estrella Galicia Sin gluten, combínala con vegetales como la calabaza y los puerros en cremas frías (vichyssoise); o con legumbres como los garbanzos (humus).

1906 Reserva Especial

Esta cerveza tiene aromas a malta tostada con suaves notas de caramelo y café y el lúpulo aparece en nariz con ligeros matices florales y herbales En boca predominan las sensaciones tostadas, percibiéndose con cada trago una calidez amable y bien integrada que se realza al combinarla con:

  • Quesos ahumados, como el San Simón da Costa, el Idiazabal ahumado o el queso ahumado de Pría.
  • Verduras y hortalizas en forma de ensaladas templadas aderezadas con frutos secos y frutos del mar.
  • Pescados azules con elaboraciones muy variadas como cocas, escabeches y brasas. También con sushi y salazones.
  • Bivalvos, crustáceos y pulpo.
  • Carnes rotundas como el lechazo, cocinadas preferiblemente en horno de leña o al calor de las brasas.

1906 Red Vintage

Aromáticamente 1906 Red Vintage se balancea hacia las maltas, con agradables notas dulces a caramelo. En boca el amargor equilibra su alto grado alcohólico y su ligero postgusto picante la convierten en la opción ideal para acompañar:

  • Quesos azules
  • Pulpo a la gallega o cefalópodos (como los calamares) guisados.
  • Pescados ahumados (palometa, salmón, trucha…), salazones (sardinas, anchoas) y tatakis (atún).
  • Embutidos ibéricos (chorizo, sobrasada, lomo…), carnes de cerdo y caza menor escabechada con adobos fuertes. 

1906 Black Coupage

Con aromas tostados que recuerdan a las maltas y al café, en boca destaca por su pronunciado y prolongado amargor combinado con sutiles notas de fondo que recuerdan al regaliz y al cacao.

  • Caza mayor (jabalí, corzo…) o el vacuno mayor, cocinadas con brasas pronunciadas, marinadas (con especias y hierbas aromáticas) o aderezadas con chocolate.
  • Embutidos (chorizo, sobrasada, lomo..) y platos ricos en especias como pimentón y curry.
  • Postres con chocolate o café (brownie, trufas, tiramisú…) o que permitan la incorporación de la cerveza en su preparación (bizcochos, magdalenas…).

Cada estilo de Estrella Galicia es diferente. Marida cada uno de ellos con tus platos preferidos y descubre un nuevo mundo de aromas, sabores y sensaciones. Recuerda que una buena combinación entre plato y bebida, no es una simple adición, sino la multiplicación de sensaciones. Ésta es parte de la magia de un buen maridaje. 

¿Quieres saber más sobre gastronomía y cerveza?

MEGA es mucho más que un museo de la cerveza. Es un espacio en el que podrás descubrir la estrecha relación que existe entre la comida y la cerveza a través de distintos eventos gastronómicos. Consulta nuestro calendario de eventos y no te pierdas nuestras catas, degustaciones y maridajes; planes para foodies en los que podrás aunar tu gusto por la comida y la cerveza.